Justiprecio en la expropiación forzosa

Autor:Alberto Palomar (Magistrado de lo contencioso- administrativo) y Javier Fuertes (Juez sustituto)
 
EXTRACTO GRATUITO

El justiprecio en la expropiación forzosa es la indemnización, en dinero o en especie, con la que se sustituye el bien o derecho expropiado . El justiprecio es un valor de sustitución conmutativo del derecho expropiado (STS de 22 de octubre de 1998 [j 1]).

Contenido
  • 1 Naturaleza del justiprecio
  • 2 Pago del justiprecio
    • 2.1 El previo pago como norma general
    • 2.2 Excepciones al principio de previo pago
      • 2.2.1 Necesidad de urgente ocupación ( art. 52 LEF )
      • 2.2.2 Ocupaciones temporales
      • 2.2.3 Destrucción o requisa ( art. 120 LEF )
    • 2.3 Momento del pago
  • 3 Ver también
  • 4 Recursos adicionales
    • 4.1 En formularios
  • 5 Legislación básica
  • 6 Legislación citada
  • 7 Jurisprudencia citada
Naturaleza del justiprecio

El sometimiento de la propiedad privada al cumplimiento de manera genérica de su función social que, de forma específica, por causa de utilidad pública o interés social , puede dar lugar al ejercicio de la potestad expropiatoria , conlleva la correspondiente indemnización.

Para que haya expropiación resulta preciso que el titular del bien o derecho al que se le impone la expropiación sea compensado con la correspondiente indemnización ( arts. 33.3 de la Constitución Española y art. 124 de la Ley de Expropiación Forzosa .

Ello supone integrar en la expropiación forzosa y el ejercicio de la potestad expropiatoria, junto al deber de soportar esa privación, el derecho de que el patrimonio del expropiado quede indemne. Es decir, que al finalizar el procedimiento expropiatorio el titular expropiado tenga el mismo patrimonio aunque esté configurado o integrado por derechos diferentes.

Conforme a lo expuesto, la garantía constitucional de la “correspondiente indemnización” concede el derecho a percibir la contraprestación económica que corresponda al valor real de los bienes y derechos expropiados, cualquiera que sea éste, pues lo que garantiza la Constitución es el razonable equilibrio entre el daño expropiatorio y su reparación (STC 364/2006, de 20 de diciembre [j 2] y STC 251/2006, de 25 de julio [j 3]).

Junto a la obligación de soportar la privación impuesta, el expropiado obtiene, paralelamente, el derecho a percibir como indemnización el equivalente económico al bien o derecho que se sustrae de su patrimonio.

Justiprecio que, desde la perspectiva del beneficiario (o expropiante – beneficiario), se constituye en la obligación y deber como requisito para que la expropiación se pueda perfeccionar a su favor.

Por ello, la omisión de indemnización supone la inexistencia de expropiación y se estará ante una privación que dará lugar a una vía de hecho o, en su caso, a otra figura diferente, pero no a una expropiación.

Pago del justiprecio

Sobre el pago de la indemnización expropiatoria resulta preciso determinar el momento en el que procede y las garantías formales que han de rodear esa puesta de disposición y transmisión del beneficiario al expropiado una vez determinado el valor del bien o derecho objeto de expropiación .

El previo pago como norma general

El art. 124 LEF establece, en el marco de las garantías jurisdiccionales, que nadie podrá ser expropiado sino por causas de utilidad pública o interés social , previa la correspondiente indemnización, mientras que los términos empleados en el art. 33.3 CE son los de “mediante la correspondiente indemnización”, cuestión que entraña el momento en el que esa indemnización, su pago, ha de ser puesto, de manera efectiva, a disposición del expropiado .

Ambas expresiones, aunque, ciertamente, de una forma más expresiva la contenida en la LEF , vienen a indicar la necesidad de que el pago del justiprecio se produzca de manera previa a la ocupación del bien o derecho objeto de expropiación.

En cuanto a su naturaleza, la indemnización al expropiado puede configurarse como requisito previo a la expropiación, cuya falta de cumplimiento impide la ocupación de los bienes y derechos objeto de la expropiación, o como consecuencia y efecto de ésta, que concede al expropiado el derecho a ser resarcido del bien expropiado después de que dicha ocupación se haya consumado.

El art. 33.3 CE no exige el previo pago de la indemnización y esto, unido a la garantía de que la expropiación se realice “de conformidad con lo dispuesto por las Leyes”, hace que dicho artículo consienta tanto las expropiaciones en que la Ley impone el previo pago de la indemnización como las que no lo exigen, no siendo por tanto inconstitucional la Ley que relega el pago de la indemnización a la última fase del procedimiento expropiatorio.

En esta clase de expropiaciones, de las cuales son prototipo las llamadas urgentes al momento en que se produzca el efecto...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA